Playa Nudista

playanudista

Siempre había deseado ir a una playa nudista, pero nunca me había atrevido

Así que un sábado, prontito por la mañana, decidí ir yo sola.
Me había informado donde estaban las playas nudistas en la costa mediterránea,
y cuando me decidí por una, subí a mi coche, cargué en el maletero una toalla,
algo de crema protectora y una mochila para guardar mi ropa, y asi me fui.

Al cabo de 3 horas de carretera, por fin llegué a mi destino.
estacione delante de un cartel en el cual estaba escrito estas dos palabras
que me hicieron poner bastante nerviosa, y pensar en volverme por donde había venido…”ZONA NUDISTA”.
Me quedé un rato en el coche, decidiendo que hacer, hasta que por fin me hice el ánimo,
y salí del coche. Me desnudé, y una vez agarrado mi toalla y la crema protectora,
cerré bien el coche y me adentré en la playa.

Aquello era desde luego una experiencia totalmente nueva para mí.
Todo el mundo andaba,desnudo porsupuesto,tomando sol, jugaban a las palas, al volley…
¡Pero desnudos! Aunque era algo esperado, no dejó de sorprenderme.
Hasta ahora había ido a las playas “textiles” donde todo el mundo llevaba su bañador,
las mujeres su bikini… Pero ahí estaba rodeado de cuerpos desnudos,
incluyendo también mujeres muy atractivas.
Eso produjo en mí una reacción que no había esperado.

De repente empecé a imaginarme cosas eróticos y sentí que mi vagina empezaba a dilatarse
y una sensación entre miedo y vergüenza se apoderó de mí.
Muy apurada, estiré mi toalla en el suelo, y me tumbé boca abajo,
procurando disimular. Intenté ponerme crema en la espalda,
sin mucho éxito ya que no llegaba bien, y menos tumbado en el suelo,
de forma que lo único que hice fue desparramar algo de crema sobre mí.

-”¿Te ayudo?”.

Una voz masculina se dirigía a mí, y sin esperarlo,
unas manos suaves empezaron a dispersar la crema por mi espalda, por mis hombros,
mi nuca, y mi culo… Cuando noté eso último, me giré algo sobresaltada,
y ahí estaba él. Un joven bien guapo, bastante moreno de piel, algnos tatuajes y unos ojos que me miraban de forma penetrante.
rapidamente de nuevo me volte boca abajo para que no notara la tetona que soy

Evidentemente, estaba desnudo, ante mí un enorme tornillo,grande asi natural, sin exitar, entre sus piernas, bien contorneados de fisico,

-”Hola”- dije sonriendo, divertida- “Me llamo Canela
Mucho gusto, yo soy Said : ¿Eres nueva por aquí verdad? nunca te e visto ante,
Sí consteste,
te veo un poco timida..

aún sorprendida por su espontaneidad y tranquilidad, viéndome ahí tumbada en una situación un poco aparatosa.
Tambien, él se tumbó boca arriba a mi lado, y estuvimos hablando un buen rato. Trató de tranquilizarme,
diciendo que no me preocupase, que era normal la primera vez, que él, el primer día también asi estaba,

La verdad es que me la estaba pasando bien, ya, con un muchacho divertido, y su buen humor me ayudaba a superar un poco mi timidez.
Sin embargo, como veía que no me daba la vuelta, me pegó una palmada juguetona en el culo, y cogiéndome de la mano,
me dijo que ya era hora de darse un baño y refrescar mi espalda que ya estaba muy roja. Consiguió levantarme,
Said, se quedó mirando, y sonriendo me dijo:

-”Es bonita, no tenías porque ocultarla.”

caminamo agua adentro tomado de la mano,
La verdad es que aquello le vino bien a mi espalda, el frescor del agua
apaciguó un poco el escozor que empezaba a sentir,
haciéndome sentir bien.
Said, empezó a tirarme agua, el típico juego en la playa,
y yo también le salpiqué, cada vez más,
hasta que se me tiró encima para hacerme una ahogadilla.
Salí para respirar, y al sacar la cabeza, me cogió hacia su cuerpo,y me dio un beso suave profundo
Eres bella nena me dijo espero no molestarte.
no dije timidamente,,
Te gusto?
sii…

Me tomo de la mano y nadamos y asi nos alejamos mas y mas de la multitud ya a un lugar solitario serca de unas rocas

Allí encontramos una pequeña cala, y se metió en un sitio sombreado, y arrastrándome hasta un lugar fresco, se giró hacia mí,
y me acaricio la teta con su mano, acariciándola suave, pero firmemente.
y dijo: -”Esto quizás consiga que te sientas menos cohibida”.

Acto seguido, empezó a besarme, y yo me dejé llevar, recorriendo con su lengua cada recoveco de mi boca,
y comenzando a masajear ese culito suave, su mano recorrían de arriba abajo.
Separo sus labios de mi boca, y empezó a besarme el pecho. mientras su erección era cada vez más fuerte,
empece a acarias su pene al sentirlo entres mis manos
me puso a mil por segundo, entonce empece yo a bajar la cabeza poco a poco besando su bellos pecho bien varonil
bajando sobre su ombligo, y finalmente, beso su pene erecto firme, lo acaricio con mi lengua juguetona sobre
su miembro varonil. Comense a lamerlo como si fuera un helado, desde los huevos hasta la punta,
y después metí en la boca solo la cabecita, mordisqueándola con suavidad, hasta metérsela toda entera en la boca.
Así estuve hasta que decidio por fin actuar por su cuenta.
Me tumbo en la arena, y comenzando a lamerme mi cuello, sus dedos se escurrieron en mi rajita,
no fue difícil introducirlos debido a su humedad.
Metío dos dedos mientras me comía a beso, y con su pierna abriendome la mia,
empezo nuestra respiración entrecorto debido al placer que estabomos sintiendo.

Mis pezones se endurecieron, y aprovecho para mordérselos y lamérselos.
mmm eso fue una locura, cerre los ojos y senti ese enorme pene introduciendome adentro de mi cuerpo
despacio como una bibora entrando a su cueva
El ritmo cada vez era mayor, los dos empezamos a gemir, pero él no quería acabar en esa postura.
Me puso de cuatro , y me dijo que quería hacer el perrito, para que cuando acabase, lanzar su esperma sobre mi nalgas y espalda.

Empeso a bombearme muy fuerte, gritando los dos de placer, y dando palmadita de vez en cuando a mi nalga
cuando no pudimos más ninguno de los dos.Yo llego al orgasmo escasos segundos antes que él
y de repente entre grito de placer senti toda su carga derramandome sobre mi nalga caliente,

y nos quedamos un rato exhaustos sobre la arena, besándonos con pasión y abrazados,
momento en que me confesó que él también había perdido su timidez conmigo.

Se hizo tarde y había que volver, así que fuimos otra vez a nado hacia la playa principal,
y recogimos nuestras cosas. Ese fue nuestro primer encuentro,
de muchos que tendríamos ese verano, cuando decidimos hacer un tour por las principales playas nudistas del Mediterráneo.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s