Naufragio

naufragio1

No hay un lugar exacto para hacer el amor incluso en un naufragio
es un lugar magnifico sólo basta desear y querer hacerlo con toda
el alma para lograr hacer realidad nuestros más profundos idilios….

En el naufragio ahí estabas tú, de pie mirando me,
Y yo clavada mi cuerpo desnuda en la playa dejándote ver la línea de mi naturaleza.
Ahí estábamos los dos frente al mar y un barco perdido…

Te asercaste a mí, silencioso y callado, hundiste los ojos tuyo en la profundidad fiera de los míos, tomste mi cuerpo entre tus brazos,

Y dijiste:
¡Hagámoslo! Bajos las estrellas, que la oscuridad, va llegando al ritmo del viento nocturno que no eriza la piel, sin nada que cubra nuestra morfología, en la desnudez de nuestra naturaleza, a sí, al descubierto sólo a sí, a cielo abierto.
Mientra siento apricionandome firme junto a tu pecho dejando escapar de tu boca un cálido aliento mientras la noche se acercaba silenciosa, me cobijaste entre tu cuerpo desnudo nos embelesa la brisa dulce nocturna y fresca del agua del mar.

Recorriste mi cuerpo desnudo mojado recorres con tus labios, lentamente siguiendo la línea fina de mi cuello me tomas fuerte y ágil, sereno y tranquilo; llevándome cadencioso hacia la arena mojada caricia sedosa, vulnerable a mis poros. Tomas sutil mis pechos, en tus labios meces mis pezones y erizas mi piel, bajas a mi pelvis y en un  álgido beso profundo, te haces
dueño y señor de mi Venus viajas hasta la punta de mis pies, y erizas cada dedo al paso desbordado y letal de tu lengua.

Sigues recorriendo impune cada forma de mi cuerpo, vuelves a tomarme cauteloso fundiendo tu beso rebosado de tu aliento
en la apertura de mi boca bebiêndo mi aliento y mi suspiro…

Con la tempestad de la lluvia vespertina, haz llegado suave y apacible a los adentros de mi loto, en la firmeza de tu virilidad penetras en mi exquisito, mientras mis manos se pierden en tu cuerpo. Vienes supremos y virtuoso, en el ritmo indecible de nosotros mismos, llegas dentro de mi tan adentro….Que somos uno mismo, tu unido a mi ser yo encadenada a tu deseo.

Con este naufragio de media noche mojándono el cuerpo encendiêndonos el alma, quemándonos a braza lenta, tan lenta como las horas de este encuentro, hemos quedado tendidos sobre la arena mojada,,,tendidos, mirando las estrellas nocturnas. En el frenesí de un idilio a la orilla de una playa desvelada y desierta….

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s