En el auto

 
Despues de tanto tiempo sin verlo, la urgencia de sentir nuestro cuerpo, fue grande que no nos importo nada, sólo dimo rienda suelta al deseo….
 
Y como siempre cuando yo tomo la iniciativa en nuestros combates amorosos, él no se puede oponer…
Me abrazó, con esa ansia tan característica en él. Con esas ganas que lo hacen besarme y morderme arrancándome suspiros y gritos,, ¿y si pasa un policía?) mientra me subia ensima de sus piernas, mi mente decía "no, no, no", mientras él me abrazaba y me desabrochaba rápidamente los botones de la parte superior del vestido y con manos diestras jalaba hacia abajo mi sostén, para luego golosamente hundir el rostro entre mis pechos.
 
En este instante mi respiración ya era entrecortada y recuerdo que eché un vistazo temeroso alrededor, ¡imagínense que nos hubiera visto algún transeúnte, un vecino, el policía de la cuadra…! Todavía alcancé a mirar arriba, no fuera que alguien estuviera en su ventana observando el panorama, ¡e imagínense!…
 
Y mientras esos pensamientos giraban alrededor de mi mente a toda prisa, la sensación de sus manos y su boca me impulsó a acariciar su cabeza primero dulcemente y a medida que mis jadeos iban en aumento, mis dedos se hundieron en su cabello en mi desesperación por hacer que se detuviera; así de intensa fue la sensación de placer y ansiedad que me estaba provocando.
 
Pero él no se iba a detener. Una de sus manos se posó en mi pierna y comenzó a levantarme el vestido, simplemente rozó con la yema de los dedos mi muslo lo que hizo que gritara, aunque su boca que me besaba ansiosa ahogó mi grito.
 
Con sus manos me alzo bruscamente, y sin querer mis nalgas toco la bocina del auto,,, ufff accidente, por suerte un solo peaton caminado por el otro lado de la vereda….que miro sorprendido, y con una risa burlona..

Ahí, confundida, traté de deshacerme de arriba de su pierna, pero mi dulce y gentil curador de arte de pronto tenía una fuerza descomunal que me impidió soltarme y con una mano buscó el botón para poner el asiento en posición casi horizontal, mientras con la mano que me había nalgueado bajó de un tirón mis bragas y se acomodó entre mis piernas, (¡uuuy!) el hecho de recordar los detalles está haciendo que me sienta húmeda otra veeez!!!!.

Lo que hizo fue ¡quedarse estático, observando mi cuerpo retorcerse debido a mis ansias: ¡pero no hizo nada!!!…

Me cubrí la cara con ambas manos, tratando de apagar el gemido doloroso que salía de mi garganta, de mi pecho, ¡de mi alma! Verdaderamente me estaba doliendo de tan excitada que estaba, y tan vacía.

Me dijo vamos amor, a un motel que te tengo gana para toda la noche….

Me giré, me acomode nuevamente en el asiento de alado, mientra el a toda priza ensendio motor, e iso correr el auto.. al motel mas sercano… donde isimo el amor hasta el amanecer…

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s