Cita a Ciega

Una cita a ciegas? Una persona como yo , calculadora y desconfiada no haría nunca una cita a ciegas… aún sin sentido, sin razón, ni pensamiento. Sin saber por qué… acepté a una.

Llegó el día de mi primera cita a ciegas… a ciegas a ciegas… bueno, la verdad hacia un par de meses que hablábamos por msn… pero siempre sin enseñar nuestro rostro. Resultó que vivíamos demasiado cerca… andaba por las calles mirando todos mis vecinos… pensando… este delgado? Este es delgado, moreno, este, y este… mi cabeza iba como siempre imaginándolo todo… imaginaba como sería nuestra primera reacción. Tal como acordamos… yo tenía que dar el primer paso. Blue Moon, ese es el bar donde nuestras miradas iban a encontrarse.

A las siete de la tarde me metí en el baño, dejando caer la ropa en el suelo… en la ducha, mientras el agua tibia se deslizaba sobre mi pechos, mis cabellos … mis manos enjabonadas recorrían cada centímetro de mi piel masajeando mis piernas…mis nalgas… mis pechos… mi cuello. Bajo el calor del agua ardiente imaginaba como sus labios me besaban, como su mirada me violaba…. me excite… pero era tarde, tenia que darme prisa a las 8 tenia que estar en el bar. Un vestidito corto con pronunciado escote me cubrían, dejando entrever unas sinuosas curvas de mujer, unos zapatitos de color camel enseñaban mis uñas… dadas con brillo, el pelo… como siempre suelto dejando al aire una melena morena y perfumada… una copa, tal y como acordamos…

Hacia aire y la falda volaba… ya veía la puerta del bar, y el bombeo de mi corazón se aceleraba… las piernas me temblaban… frente el bar, baje la vista, respiré profundamente y abrí la puerta, al ritmo que se cerraba todos los movimientos pasaron a cámara lenta por mis ojos… analizando a todas las personas en un abrir y cerrar de ojos, en la barra un señor mayor borracho… en las mesas gente reunida, un chico joven estudiando y allí al fondo de la barra estaba él… delgado, blanco, barba de dos días, labios finos, fumaba un cigarro y leía el periódico… preferí no precipitarme y sentarme en la barra, solo eran las 08.05, al sentarme el me miro… y sonrió…

Tal como habíamos acordado yo tenía que dar el primer paso… y necesitaba para ello una copa.
— Por favor! Una copa de margarita…, el camarero extranjero me la sirvió estupendamente mientras las miradas de ese hombre… se dirigían a mis rodillas, miraban mis zapatos, me estaba analizando. Yo bebí de mi copa… pausadamente,dejando deslizar el alcohol por mis labios, notando el ardor en mi pecho y durante diez minutos, que parecieron una hora, su mirada recorría lentamente mi piel con deseo. Ardían mis ojos mirándote… no te había imaginado así… supongo que en nuestras cabezas la idealización es uno de los mayores errores…

Su mirada oscura era sucia y descarada… fumaba mientras me miraba y parecía provocar el momento de decirle algo… bebí lenta y temblorosamente de mi copa. Lo miré fijamente a sus labios, mientras él me desnudaba con su mirada, haciéndome sentir una pervertida y una descarada, empecé a provocarle… subiéndome un poco la falda al cruzar las piernas… mi respiración acelerada hacia mover mis pechos… él los miraba con deseo de lamerlos y atrevidamente…

Me levanté y fuí al baño guiñándole un ojo, se levantó detrás de mi… si!! Era alto!! Ese era el único detalle que no había podido comprobar!! Era él, mi chico de la cita a ciegas…
Ya a la entrada del baño, era tal su deseo que ardía hacia tantos días que se lanzó sobre mi, pegándose a mi cuerpo caliente… sus labios rozaban los míos… cerró los ojos y me beso en un interminable contacto lleno de pasión y deseo mientras me apoyaba en la pared de un empujón, sus manos empezaron a subir por mis pechos por debajo del bestido… sentía el frío de sus manos, mi piel se erizaba cada segundo entrecortando mi respiración. Con las manos debajo el vestido me bajó un poco el sostén agarre su mano para detenerlo, miramos adentro no habia nadie entramos los dos en el baño, ya dentro.
Mis manos desabrocharon su pantalón y dejaron al descubierto unos calzoncillos blancos, los baje… note, totalmente bella y durísima, deseosa de mi… yo con mi mano la tocaba y la pajeaba y de su boca se oían pequeños gemidos…… Mientras su lengua recorría ya mis pechos… ahora la punta de su lengua rozaba mis pezones duros y disparando hacia el… juntaba con fuerza mis pechos y los juntaba mas y mas… para hundir en medio su lengua… mmmm cada vez estaba mas y mas excitada… Su cuerpo se presionó contra el mío, podía sentir en mi sexo su duro pene, mis manos apretaban su culo presionándolo hacia mí.
Quería sentir ya… subí una pierna a su caderas… Fue sexo a toda velocidad.

Salimos como que si nada hubiese pasado… nos sentamos en la mesa…
Ahora si mas tranquilos para charlar…Cuando de repente mi móvil sonó, era un mensaje… era un mensaje de él, decía:

“perdona no he podido asistir a nuestra cita… esta noche hablamos por el msn.”

Si no había podido asistir a nuestra cita… ¿quien era ese tipo? …ufff,,,, aaahhh sorpresa…

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s